martes, 25 de octubre de 2016

Marmolado sin gluten de raspberry con arándanos y quark (Reto "Alfabeto dulce")

¡Hola chic@s!

¡Por fin empieza a venir el fresquito! Que no se vosotros, pero yo tenía ya muchas ganas de que empezara el fresco. Que el calor no me va mucho, solo en la playa, jeje.

Bueno, hoy os traigo un nuevo experimento, gracias al reto "Alfabeto dulce".


Así que os cuento un poco, ya que he decido también unirme a este grupo, y así tener muchas más ideas para crear más y más dulces. Y este mes tocaba arándanos y quark, aunque al principio no tenía ni idea de que hacer. Así pues, empecé a ojear los libros que tenía y vi que en el libro de "Objetivo: Cheesecake perfecto", de Alma Obregón, había un red velvet con cheesecake, y poco a poco se fue creando una idea en mi cabeza...

¿Por qué no una cheesecake de queso quark?

Y... si en vez de red velvet... ¿hago un bizcocho con la emulsión de raspberry y con arándanos?

Y... ¡voilà!

Se me ocurrió la idea de crear este maravilloso marmolado de raspberry con arándanos y quark, ¡que está delicioso!

Vamos, que no tengo palabras para describirlo, tenéis que probarlo y juzgar por vosotros mismos. Eso si, un consejo, hacedlo cuando tengáis invitados, o vayáis a algún lado. De lo contrario no me hago responsable (jaja).

Así que... ¡añade a tu lista de la compra lo que necesitas!


MARMOLADO DE RASPBERRY CON ARÁNDANOS Y QUARK

Ingredientes:

Para el cheesecake:

  • 320 g de queso quark
  • 150 g de azúcar moreno
  • 2 huevos

Para el bizcocho:
  • 160 ml de aceite de oliva
  • 160 g de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 300 g de harina de arroz
  • 1/8 cucharadita de goma xantana
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 130 ml de leche
  • 1 cucharadita de limón
  • 1/2 cucharadita de emulsión de raspberry
  • 100 g de arándanos
  • Colorante violeta/morado

Preparación:

Antes de nada, prepararemos los ingredientes y los dejaremos pesados.

Cuando lo tengamos todo listo, haremos el cheesecake. Para ello, batimos el queso quark y el azúcar moreno, hasta que obtengamos una mezcla homogénea. (Aunque, como veis, yo lo puse todo junto, pero es mejor que añadáis luego los huevos)

Añadimos los huevos y seguimos mezclando. Hasta conseguir una masa cremosa, que reservaremos en la nevera.

Precalentamos el horno a 180 ºC.

Y ahora, vamos a preparar el bizcocho.

Primero, mezclamos la leche con el limón, para tener el buttermilk listo. Dejamos reposar.

En un bol, mezclamos la harina con la goma xantana, la levadura y el bicarbonato. Tamizamos y reservamos.

En otro bol, batimos los huevos hasta que estén un poquito espumosos y añadimos el aceite y el azúcar moreno.



Cuando lo tenemos todo muy bien integrado, añadimos la mitad de la mezcla de harinas, y mezclamos. Hasta obtener una masa homogénea.



Incorporamos el buttermilk, el colorante y la emulsión de raspberry, seguimos mezclando para integrarlo todo muy bien.



¡Ya podréis olerlo!

Echamos el resto de la mezcla de harinas, y removemos muy bien.



Por último, y cuando lo tenemos todo muy bien integrado, añadimos los arándanos.



En un molde rectangular y engrasado (mejor si lo forráis con papel vegetal solo, para que no se altere el color, como me pasó a mí), echamos la masa del bizcocho, y por encima, vamos vertiendo el cheesecake. Con ayuda de un palillo, vamos mezclando un poco las 2 masas, para que quede como un marmolado.



Ponemos unos arándanos por encima, y metemos en el horno. Hornearemos a 180 ºC durante unos 45-50 minutos, o hasta que al pincharlo con un palillo, este nos salga casi limpio.








Después de sacarlo, dejaremos enfriar casi por completo en el molde, y luego sacamos con mucho cuidado y lo colocamos sobre una rejilla para que termine de enfriarse.




¿Habéis visto que pinta y que olor más bueno?

¡Y listo, ya podéis disfrutarlo!

¡Espero vuestros bizcochos y comentarios con mucha ilusión!

Os quiero y hasta la próxima receta, que espero que sea de... ¡Halloween!

Besitos.



"Noviembre, mes de batatas, castañas, bellotas y nueces." Anónimo.