viernes, 11 de agosto de 2017

Cupcakes de melocoton con vino (Sin gluten)

¡Hola mis amores!

¿Cómo lleváis el verano?

Ahora mucho mejor, ¿no?

Por lo menos aquí en Zaragoza, que ya hace más fresquito, y se está un poco mejor...

¡Y no se sufre tanto con el horno en marcha! Jiji...

Por eso... ¡traigo muchas nuevas recetas! Además, son las fiestas de Huesca...

¡Por fin es San Lorenzo!

Y como no podía ser menos, estos días os voy a bombardear con un montón de recetas con los sabores típicos de estas fiestas, y otras más para que las podáis disfrutar.

Así, los que no podemos estar en Huesca, como yo, podemos disfrutar de esos sabores y olores tan ricos que envuelven a Huesca en estas fiestas. Como la albahaca, o el melocotón con vino.

Melocotón con vino... Mmmm... ¿De qué me sonará? Jaja... ¿Queréis saberlo?

Pues, porque la receta de hoy son... ¡CUPCAKES DE MELOCOTÓN CON VINO VIEJO, VIEJO!

Jajaja... Y digo viejo, viejo...

Porque si queréis un sabor y olor a vino, tan impresionante como estos, tiene que ser vino viejo, ya que con los otros quedarán más suaves.

Antes de nada, os advierto que a los que no os guste el vino (como a mí), o no lo toméis regularmente... ¡Cuidado! Porque un bocado de estos cupcakes es una verdadera explosión de vino en la boca, y junto con los trocitos de melocotón, es como tomar el melocotón con vino.

Si los queréis poner para niños o para los que no les vaya mucho el vino, podéis usar un vino más suave sin alcohol, o sustituirlo por lo que más os guste, incluso por vino tinto. Y el melocotón, lo hacéis en almíbar solamente.

¡Y ha disfrutar!

No hay escusas que valgan para no probarlos. En serio, os van a encantar, y a los que os guste el vino, os enamoraran.

Si solo con hacer la masa, ya empieza a oler todo... Jaja.

Y para que vayáis viendo cómo se hace, y lo ricos que están, os dejo la video-receta por aquí.

¡No os podréis resistir!



Ahora... Disfrutar de las fiestas de San Lorenzo y... ¡Del melocotón con vino!

¡Viva San Lorenzo!

CUPCAKES DE MELOCOTÓN CON VINO PARA SAN LORENZO

Ingredientes (17 unidades):

Para el bizcocho:


  • 150 g mantequilla a Tº ambiente
  • 150 g azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 220 ml de vino viejo (más el necesario para cubrir los melocotones -300 g-)
  • 220 g harina de arroz
  • 50 g maicena
  • 1,5 cucharadita de levadura
  • 1/8 cucharadita de goma xantana
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 1-2 melocotones en trocitos (aproximadamente 250 g)


Para macerar el melocotón:


  • 2 melocotones (aproximadamente 300 g)
  • 300 g vino viejo


Para el almíbar:


  • Vino viejo macerado con el melocotón


Para el relleno:


  • El melocotón con vino viejo triturado


Para el buttercream:


  • 300 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 450 g de icing sugar
  • 3 cucharadas del relleno de melocotón
  • 30 g vino viejo
  • Colorante verde y naranja


Para la decoración:


  • Rodajitas de melocotón
  • 2 hojitas marrones de fondant para cada cupcake


Preparación:

El día de antes, tenemos que poner a macerar los melocotones. Para ello, pelamos y cortamos los melocotones, y los cubrimos con el vino. Dejamos macerar mínimo 24 horas.

Al día siguiente, después de haber pesado todos los ingredientes, mezclamos y tamizamos la harina con la maicena, la levadura y la goma xantana. Reservamos.

Precalentamos el horno a 190 ºC, y preparamos las bandejas con las cápsulas.

Mientras, en el bol de la batidora, batimos la mantequilla con el azúcar moreno hasta conseguir una mezcla blanquecina y cremosa. Añadimos la cucharadita de sal y mezclamos. Sin dejar de remover, y a velocidad baja, vamos echando los huevos uno a uno, esperando a que esté totalmente integrado antes de añadir el siguiente.

Cuando tengamos una mezcla homogénea, vamos incorporando, poco a poco, la mezcla de harina, alternándola con el vino, y mezclándolo para que se integren muy bien los ingredientes en la masa.

Por último, añadimos el melocotón natural (sin macerar) troceado y, con ayuda de una espátula, lo integramos con movimientos envolventes, intentando que se reparta bien por toda la masa.

Rellenamos las cápsulas hasta 1/3 de su capacidad, es decir, un poco más de la mitad. Para una mejor distribución de la masa, y eliminar alguna posible burbujita de aire, damos unos golpecitos y meneítos a la bandeja, para que la masa se asiente mejor en las cápsulas.

Metemos en el horno, bajando a 180 ºC, y horneamos durante 20-25 minutos, o hasta que estén doraditos y al meter el palillo, este salga limpio.

Mientras se están horneando, podemos ir preparando el relleno. Para ello, simplemente hay que separar el melocotón del vino, y triturarlo muy bien. El vino, lo reservamos, para empaparlos cuando los saquemos del horno. Metemos el melocotón triturado en una manga, con una boquilla redonda, y la guardamos en la nevera hasta que la usemos. Aunque también podéis rellenarlos con ayuda de una cucharita.

Sacamos los cupcakes del horno, los pinchamos con un palillo y los empapamos con el vino (aquí os lo dejo al gusto...). Cuando los tenemos listos, los colocamos en una rejilla para que terminen de enfriarse.

(Tener bastante paciencia, ya que con la humedad del vino y del melocotón, puede pasar que las cápsulas se despeguen un poco. Por eso, sacarlas con cuidado. Y tranquilos, que luego con la decoración no se nota.)

Para rellenarlos, esperamos a que estén fríos, y les hacemos un agujerito en medio. Colocamos la punta de la manga, o con la cucharita, y los vamos rellenando, con cuidado de no pasarse, para que no se salga el relleno a la hora de comerlos.

Ahora, ya podemos preparar la crema de vino y melocotón.

Ponemos en el bol de la batidora la mantequilla (cortada en daditos y a Tº ambiente) con el icing sugar tamizado, el melocotón triturado y el vino. Como siempre, recordar cubrir el bol, para no llenaros de icing sugar hasta las orejas. Batimos, primero a velocidad baja, y luego, conforme se van incorporando los ingredientes, vamos aumentando la velocidad. Hasta conseguir una crema firme y cremosa.

Separamos una porción de la crema y la teñimos con el colorante verde. El resto, con el naranja.

En una manga pastelera, con la boquilla redonda (Nº 1A Wilton), echamos la crema teñida de verde y la esparcimos por las paredes de la manga, cubriéndolas muy bien. Y en el centro, echamos la teñida de naranja. Si la crema está demasiado blanda, os recomiendo que la metáis un poco en la nevera.

Mientras, cortamos las rodajitas de melocotón, lo mejor es que lo partáis por la mitad, le quitéis el hueso, y vayáis haciendo rodajitas, si son muy largas, partirlas por la mitad. Y con el fondant marrón, vamos haciendo las hojitas, contar que son 2 para cada uno. (Aunque las hojitas las podéis hacer el día de antes, así las tendréis más duras para manejarlas.)

Para decorarlos, ponemos la manga en el borde del cupcake y vamos haciendo una espiral hacia el interior, formando una montañita. Colocamos las dos hojitas en la punta, y la rodajita de melocotón en un ladito.

Y ahora... ¡dejaros envolver por el olor y sabor del melocotón con vino! ¡Con mucho vino!

Y disfrutar del aroma tan delicioso que se os ha quedado en la cocina, y que os hará imposible resistir la tentación de los cupcakes.

Disfrutar mucho de las fiestas y de las vacaciones.

Mientras preparo muchas más recetitas para vosotros... ¡Qué tengo muchas más!

Y ahora, solo me queda deciros que espero que os gusten tanto como a mi chico, que a mí el vino no me va, jaja.

Y recordad, que os espero en los comentarios y en el facebook, para saber que os han parecido y como los hicistéis. También podéis seguir el blog para no perderos nada de nada, y ayudar a que se conozca mucho más.

Que tengo que confesar... Que me hace mucha ilu, jaja. Así, podemos compartir muchas cosas más.

¡Hasta pronto mis amores!

¡Viva Huesca y su patrón!






"Viva Huesca que es mi pueblo,

San Lorenzo mi patrón,

las mozas que van por agua,

a la fuente del Ibon." Jotica de San Lorenzo.



martes, 25 de julio de 2017

Cookies de lima y nueces pecanas (sin gluten)

¡Hola mis amores!

¿Cómo lleváis el veranito? Espero que genial, como tiene que ser, jeje. Yo ya estoy disfrutando de las vacaciones, que tenía muchas ganas. Así, aprovecho un poco para descansar.

Aunque, como os dije, estoy aprovechando para hacer el "Curso de especialización en repostería" en el Mon Dolc de Claudia. Pero, no me importa, porque es algo que quería hacer y que voy a disfrutar mucho. Y ya estoy nerviosilla, por todas las cosas que quiero aprender.

Así que, no me voy a enrollar mucho hoy, que aún tengo que hacer alguna cosilla más, y mañana hay que madrugar y aprender, jeje.

(Vale, nota aclaratoria, no es que me haya vuelto majareta con los horarios, jaja. Es que, este post lo estoy escribiendo a las 23:00 de la noche, para publicarlo mañana a las 12:00. Así la tengo lista mañana, ya que no podré publicarla, jiji... ¡Porque estaré en el curso!)

En fin, hoy os traigo una nueva receta para el reto "Alfabeto dulce", para el cual este mes tocaba lima y nueces. ¡Sííí! Eso mismo dije yo, dos ingredientes que me chiflan un montón. Así que, no lo dude ni un segundo y... ¡cree estas deliciosas y refrescantes cookies!

Son unas cookies de lima y nueces pecanas, aunque podéis usar la que más os guste (a mi me vuelven loca las pecanas), y como siempre, sin gluten. Pero no olvidéis comprobar vuestros ingredientes, y ver que están marcados adecuadamente. ¡Así no habrá ningún problemilla!

Estas cookies son muy fresquitas, por la lima y el ligero toque de menta. Además, son crujientitas, por fuera, pero con el centro blandito, casi tanto que se te llegan a deshacer en la boca. Y, para que no veáis que soy muy mala, os advierto de una cosa "molto" importante...

¡SON SUPER, PERO SUPER,SUPER, ADICTIVAAAASSSS!!!!!!!

Ya estáis avisados.

Así que, no me podréis decir nada si... Por casualidad, se os ocurre la malísima idea de llevar el bote de galletas a la mesa para desayunar, o tomar el café, o merendar, y de repente descubrís que falta medio bote...

¡No, no se han evaporado! Están en mis caderas... Quiero decir... ¡En las tuyas!

Que a mi no me pasan esas cosas... Yo soy peor, jaja... ¡Me zampo el bote entero!

Jajajajajaja....

Bueno, y ahora os reto a vosotros... ¿Podréis resistir y comer solo una? ¿O sucumbiréis al bote entero?

¿¿¿PREPARADOS???

¡Pues aquí tenéis los ingredientes que arruinarán vuestra operación bikini!

Jajajaja... (risa muy, MUY, maléfica)

Y por si acaso teníais alguna duda de que no podía ser tan mala, os dejo el video de como se preparan. ¡Notar como empiezan a crear saliva vuestras papilas! Jajaja...


(Perdonar por la calidad, pero estoy teniendo muchos problemas con el editor de video. Espero poder arreglarlo y subirla mejor.)

COOKIES DE LIMA Y NUECES PECANAS

Ingredientes (30-40 unidades):


  • 400 g mantequilla fría
  • 360 g azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 4 gotas de esencia de menta (opcional)
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 200 g harina de arroz
  • 300 g maicena
  • 20 g harina de trigo sarraceno
  • El zumo y la ralladura de 2 limas
  • 120 g nueces pecanas casi enteras


Preparación:

Lo primero que haremos, después de preparar los ingredientes, será tamizar las harinas con el bicarbonato; y reservamos.

En un bol, batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que estén bien integrados y obtengamos una mezcla cremosa. Añadimos los huevos, uno a uno, la menta y la ralladura de lima. Poco a poco, y a velocidad baja, vamos incorporamos la mezcla de las harinas, alternándolas con el zumo de lima.

Cuando tenemos una masa homogénea, echamos las nueces. Mezclamos todo, cubrimos con papel film y metemos en la nevera durante 1 hora.

Precalentamos el horno a 180º C.

Pasado ese tiempo, la sacamos de la nevera, y vamos haciendo bolas, más o menos del tamaño del que queremos obtener la galleta, ayudándonos con un papel film. O bien, vamos cogiendo la masa con una cuchara de helado, y echando las bolitas directamente a la bandeja.

Al principio, estará un poco dura, pero se va ablandando poco a poco. Vamos colocando las bolas en una bandeja de horno con papel vegetal y, si las queremos crujientes por fuera y muy blanditas por dentro, las aplastamos un poquito, si por el contrario, las queremos más crujientes, las chafamos un poquito más.

Horneamos a 180 ºC durante unos 12-15 minutos, o hasta que comiencen a estar un poquito doraditas. Cuando las sacamos del horno, las dejamos un poco enfriar en la bandeja. Y después, cuando están duras, las dejamos enfriar en una rejilla.

Para conservarlas, yo las pongo en un tarro de galletas que se pueda cerrar, aunque también las podéis dejar en una bandejita.

Pero mejor, cerradas bajo llave, así durarán más, jaja.

Por que si no... ¡CORRED INSENSATOS! Porque nada se podrá resistir a ese olor que inunda vuestra casa.

Aunque... También podéis dejaros llevar y disfrutar. ¡Qué la vida son 2 días!

Y ahora, solo me queda deciros que espero que os gusten tanto como a mí. Y recordad, que os espero en los comentarios y en el facebook, para saber vuestra experiencia y si os han vuelto tan loc@s como a mí. Pero, si ya os ha enamorado completamente, podéis seguir el blog para no perderos nada de nada, y ayudar a que se conozca mucho más.

Que tengo que confesar... Que me hace mucha ilu, jaja. Así veo que os ha gustado.

Disfrutar mucho del verano, y...

¡Nos vemos en el próximo "summer-sabotaje"! Jaja...

Que espero que pueda ser dentro de poquito.

¡Hasta pronto mis amores!







"Hacer lo que te gusta, es tener cara de viernes todos los días." Mr Wonderful