domingo, 16 de octubre de 2016

Pan sin gluten relleno de jamón

¡Hola de nuevo panader@s!

¿Ya sabéis que día es hoy no?

¡Es el Día Mundial del Pan!

Y que mejor manera que celebrarlo, que con una receta de pan sin gluten como esta, ¿no creéis?

¿Y cuál es?

Pues... ¡PAN RELLENO!

Sí, pan relleno sin gluten, ¿os habíais imaginado algo así sin gluten?

Bueno, está la rosca rellena...

Pero algo que te recuerde a un bocadillo, pero sin ser un bocadillo... ¡pues está es tú receta!

Y lo mejor de todo, que puede ser dulce o salado, ¡de lo que más te guste!

Lo único, que lleva mucho tiempo, así que os recomiendo que sea un día que no tengáis que hacer nada más, sino no podréis hacerlo muy bien, y es importante que lo dejéis fermentar, para que quede tan delicioso. Porque... ¿no os lo he dicho aún?

¡Está delicioso!

Caliente, frio... ¡Cómo sea! Da gusto comérselo a cualquier hora. Es más, lo puedes cortar y llevártelo como un bocadillo ¡Un bocadillo la mar de delicioso!

Y es que, decir que está bueno es poco. Así que... ¿a que esperas para hacerlo?

¡Corre, mira lo que necesitas!


PAN SIN GLUTEN RELLENO DE JAMÓN

Ingredientes:

Para la masa:

  • 500 ml de agua con gas
  • 200 ml de leche caliente
  • 100 ml de aceite de oliva suave
  • 30 ml de vinagre
  • 20 g de miel
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de goma xantana
  • 1/2 cucharadita de Psyllium
  • 450 g de harina Mix B de Schär
  • 100 g de harina Brot Mix de Schär
  • 200 g de harina panificable de Beiker
  • 50 g de leche en polvo
  • 50 g de almidón de yuca
  • 50 g de harina de trigo sarraceno
  • 50 g de harina de arroz
  • 1 nuez de levadura fresca de panadería
  • 2 huevos


Para el relleno:

  • Jamón york
  • Olivas
  • Pasas
  • Queso
  • Otros: jamón serrano, atún, chocolate, nueces, dulce de leche, nutella...


Preparación:

Preparamos y pesamos todos los ingredientes, para tenerlos todos a mano.



En un bol o jarra bastante grande (veréis que crece mucho) vamos a activar la levadura y crear una especie de "masa madre". Para ello, echamos en la leche tibia la miel, un poco de la harina Brot Mix de Schär y la levadura. Removemos muy bien, hasta que se hayan disuelto bastante la levadura y la harina, y dejamos reposar en un lugar calentito, no hace falta que sea muy caliente.



Mientras, mezclamos las harinas con la goma xantana, el bicarbonato, la leche en polvo, el Psyllium y la yuca. Reservamos.


En otro bol, juntamos el agua con el aceite, el vinagre, la sal y los huevos. También tenéis que tener mucho cuidado porque sale bastante espuma.


Y ahora... ya solo nos queda juntarlo todo.

Echamos la mezcla de los ingredientes secos en el bol de la amasadora (es mejor si lo hacéis así, sino también podéis hacerlo a mano) y mientras vamos amasando, añadimos poco a poco la mezcla de los líquidos.


Si no tenéis amasadora o decidís hacerlo a mano, lo iremos mezclando, también poco a poco, con ayuda de una espátula de silicona.

Cuando ya lo tenemos todo bien mezclado, añadimos poco a poco y sin dejar de remover, nuestra "masa madre". Seguiremos amasando durante unos 10-15 minutos, y veréis como poco a poco se va haciendo más consistente.

Pasado este tiempo, ya tenemos casi lista nuestra masa, ahora solo nos quedan las fermentaciones. En este caso serán tres.

Lo primero es encender el horno, con calor arriba y abajo, a la Tª más baja que os lo permita (50 ºC o menos). Tapamos la masa con un trapo humedecido en agua caliente, en el mismo bol de la amasadora, si lo podéis sacar, y si os sobra bastante sitio (sube demasiado).


Apagamos el horno y lo dejamos reposar dentro durante 1 hora.

¡Vais a alucinar con lo que sube!

Pasado este tiempo, volvemos a amasar un poco más, hasta que pierda el aire, y repetimos el paso anterior. Dejamos reposar otra hora más.


¡Sí, vuelve a subir un montón!

Ahora, con la ayuda de la espátula, volvemos a quitar un poquito el aire (pero ya no hace falta tanto), y la echamos sobre la encimera (cubierta de papel vegetal con un pelín de aceite).

Recomiendo que la dividáis, ya que sale un montón de masa. A mí me salieron 3 enormes. Así que creo que saldrían unos 4-5 normalitos.

Con la ayuda de la espátula, hacemos más o menos una bolita, colocamos otro papel vegetal con un poquito de aceite encima, y con ayuda de un rodillo la extendemos.

Doblamos los lados, hasta más o menos la mitad, para conseguir un rectángulo. Volvemos a estirar, procurando que nos vaya quedando la forma de un rectángulo.

Recomiendo que dejéis un grosor de un dedo o medio, para que así no os quede mucha masa y podáis saborearlo mejor.

Cuando lo tenemos extendido... ¡ya podemos rellenarlo de lo que queramos!



Salado...

Dulce...

¡Echadle imaginación!

Como a mí me salieron 3, hice uno de cada: de jamón york y queso, de jamón serrano y queso y... ¡de chocolate y nueces! Sin duda el mejor, porque al estar calentito el chocolate se deshace, empapa el pan y... ¡Mmmm!


¡Sin palabras!

Bueno, cuando ya nos hemos decidido por el relleno, vamos enrollando de forma firme y con ayuda de un pelín de aceite en lo dedos, vamos sellando los bordes y lo lados. Recomiendo que pongáis el final del rollito en la parte de abajo, para que no se os abra.


Y repitiendo lo mismo que antes, pero sin tapar con el trapo, dejamos reposar 1 hora.

Pasado ese tiempo, pintamos con huevo batido, pinchamos la superficie, para que el calor llegue mejor, y metemos al horno.

Primero lo hornearemos durante 30 minutos a 150 ºC, y luego, otros 30 minutos más, a unos 200ºC.

¿Lo hueles?

¡Es tu pan!

¡Ya está listo!

¿A qué esperas para probarlo?

(Bueno, ya se que no lo puedes hacer ahora, pero cuando lo hagas acuérdate de esto, ¡ya veras como tengo razón!)



¡Esta delicioso!

Y calentito.... cuando todo se deshace mmmm....

Lo único que como tiene mucho tiempo de fermentación, mejor que lo hagáis con tiempo.

Así que buscad un día que no os mováis de casa y... ¡a disfrutar!

Y... ¡FELIZ DÍA MUNDIAL DEL PAN!

Así que aprovechad a hornear mucho hoy.

Muchos besitos a tod@s mis panader@s.

En especial a mi panaderito particular...

¡Hasta la próxima receta!



"El ser humano no vive solo de pan. Necesitamos amor y cuidados, y encontrar una respuesta a quiénes somos y por qué vivimos". Jostein Gaarder.