sábado, 31 de octubre de 2015

Cupcakes de té matcha (sin gluten), con decoración para la lucha contra el cáncer de mama. ¡ÁNIMO CHICAS!

¡Por fin! ¡Por fin puedo poneros la receta!

Espero que me perdonéis por la tardanza, pero es que entre los "experimentos" para idear nuevos e irresistibles cupcakes, entrenar, estudiar y mi princesita, apenas tenía tiempo. Además, ahora mi madre y mis tías no paran de decirme que tengo que montarme algo y venderlos, que valgo mucho y son deliciosos. Así que estoy en ello, a ver si hay suerte. De momento, estoy haciendo algunas cuentillas, y pensando en muchas más recetas y decoraciones para poder tener... ¡un surtido enorme!

Si os interesa un poquito más, podéis escribirme y decirme si queréis algún producto (dulce, jeje), al siguiente correo:
losdulcesdecocozgz@gmail.com

Bueno y ahora ya sí que sí... ¡a cocinar!


CUPCAKES DE TÉ MATCHA

Ingredientes:

Para el bizcocho:
  • 85 g mantequilla
  • 140 g azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 100 g harina de repostería ADPAN
  • 75 g harina de arroz
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de levadura
  • 125 mL leche
  • 1 cucharadita de glicerina alimentaria
¡ATENCIÓN! => LA GLICERINA DE WILTON ESTÁ HECHA EN FÁBRICAS QUE TRATAN GLUTEN. A mí de momento no me sienta mal (como poquitos), y tengo que gastarla. Tener mucho cuidado en eso. En esta página podéis comprarla sin gluten: http://kelmyshop.com/index.php?id_product=131&controller=product&id_lang=4)
  • 4 cucharadas de té matcha
  • 1/8 cucharadita de goma xantana
Para la crema:
  • 250 g mantequilla
  • 350 g icing sugar
  • 2 cucharadas de té matcha (según el gusto, para mí más, jeje)
  • 3 cucharadas de leche

Preparación:


Como siempre, pesamos todos los ingredientes, colocamos las cápsulas en la bandeja y encendemos el horno a 180 ºC.

Mezclamos las harinas con la levadura, la goma xantana y el bicarbonato. Tamizamos y reservamos.




Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren bien, y la mezcla se aclare. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen  y salgan algunas burbujitas. Cuando está lista, incorporamos la mitad de la mezcla de harina y batimos a velocidad baja hasta que se mezclen bien.





A continuación, añadimos la leche, la glicerina y el matcha, volvemos  a mezclar.





Ponemos la otra mitad de la harina y mezclamos a velocidad baja, hasta que la mezcla sea homogénea.










Repartimos la masa en las cápsulas y horneamos 22--25 minutos, o hasta que el palillo nos salga limpio.








Dejamos enfriar en la bandeja 5 minutos y después los pasamos a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.

Para la crema, tamizamos el azúcar superfino y lo ponemos en el bol, junto con la mantequilla (cortada en daditos), el té matcha y la leche. Recordar... ¡cubrimos el bol! Si no queréis unas navidades anticipadas, jaja; y batimos a velocidad baja hasta que el icing sugar se a integrado en la mantequilla. Después, subimos la velocidad (media-alta) y batimos hasta que adquiere una textura cremosa y consistente.


Hasta aquí muy bien, ¿no?. Pues mi sorpresa fue, cuando la crema no se tiñó de verde, oooo... Así que puse en marcha el mecanismo de mi querida mente, y como eran para después de la carrera, pues... ¡ya tenía decoración! Así que, cuando ya tenía la crema lista, añadí el colorante rosa hasta que me gustó el tono que tenía. Y los fui decorando poquito a poco.


(Por si queréis saberlo, me sobró crema. Y como siempre pasa... ¿qué hago con la que sobra? Pues muy fácil. La pones en un tarrito en la nevera... ¡y ya tienes mantequilla para tus tostadas de la mañana!)

Espero que os haya gustado la receta y que la pongáis en práctica muy pronto. La decoración puede ser la que queráis, ¡aprovechad y dar libertad a vuestra imaginación!

Felices sueños queridos científicos. ¡Seguid experimentando cosas nuevas!