jueves, 22 de diciembre de 2016

Tronco de Navidad de almendras y frambuesas (sin gluten)

¡Hola a todos!


Por fin estoy aquí de nuevo, que llevo unos días de no parar, y más en estas fechas.

¿Y vosotros, cómo lleváis todos los preparativos?

¿Ya sois un poquito más ricos? Jeje, yo aún no lo he mirado. ¡A ver si hay suerte!

¡Atentos, que aún hay tiempo! (Bueno, ya no...) Espero que hayáis tenido mucha suerte.

En fin, que tenía un montón de recetas preparadas para estas fechas, pero que casi no he tenido tiempo de hacerlas. Incluso tengo un vídeo de unas galletas buenísimas, ¡a ver cuando puedo ponerlo!

Pero ahora vamos con la receta, que os traigo una receta de Navidad (¡como no!), y que además es para el reto "Alfabeto dulce". Para este mes tocaba frambuesas y almendras, y que mejor manera que usarlas para hacer un estupendo postre de Navidad, así que se me ocurrió que podía hacer un tronco de Navidad. ¡Y funcionó! La verdad es que está super bueno y como descubrí que se pueden hacer dibujos en el masa, es una idea fantástica para sorprender a todos en estas maravillosas fiestas.

En serio, no dejéis que pasen estas fiestas sin hacerlo, porque está delicioso, y es super fácil de hacer. Y como se pueden hacer los dibujitos, podéis hacerlos con los niños y pasar un buen rato con ellos.

Así que... ¿a qué esperas para apuntarlo todo?


¡Corred que Papa Noel ya llegaaa!

TRONCO DE NAVIDAD DE ALMENDRAS Y FRAMBUESAS

Ingredientes:

Para la plancha de bizcocho:


  • 6 huevos
  • 150 g de azúcar blanco o moreno
  • 100 g de almendra molida
  • 50 g de harina de arroz
  • 1/8 cucharadita de sal
  • Colorante rojo, negro y verde


Para el relleno:


  • 250 g de queso mascarpone
  • 100 g de icing sugar
  • 120 g de frambuesas
  • 30 g de nata (opcional)
  • Almendras laminadas



Preparación:

Para hacer este delicioso tronco de Navidad, primero empezaremos por la plancha de bizcocho. Para ello, después de preparar y pesar todos los ingredientes, separamos las yemas y las claras.

En un bol, ponemos las claras con la sal y las montamos a punto de nieve. Reservamos.

Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar, hasta que hayan blanqueado y aumentado su volumen (más o menos unos 10-15 minutos).






Cuando tengamos una mezcla blanquecina y cremosa, añadimos la harina y la almendra molida (tamizadas y mezcladas), y seguimos batiendo, hasta que esté todo bien integrado.



Ahora, ponemos a calentar el horno a 200 ºC.

Mientras se calienta, echamos las claras montadas en la masa y, con ayuda de una espátula, mezclamos con movimientos envolventes, con mucho cuidado de que las claras no se bajen.

Obtendremos una masa espumosa y cremosa, y ya tenemos lista nuestra masa de bizcocho.

Ahora, si queremos hacer algunos dibujos en la masa (como los míos), simplemente separamos unas cucharaditas de masa y las vamos tiñendo según los colores que queramos. Cuando tenemos las masas teñidas, las colocamos en una manga pastelera, y vamos haciendo los dibujos que queráis. Para poder hacer unos dibujos "casi perfectos", os recomiendo que hagáis el dibujo con lápiz en el papel vegetal, y luego solo tenéis que darle la vuelta (para que el lápiz no contacte con la masa), y seguir el dibujo.


Cuando tenemos los dibujos listos, los horneamos durante 1-2 minutos, para que se cuaje la masa. Luego, la sacamos del horno y le echamos por encima el resto de la masa, extendemos bien con ayuda de una espátula, y metemos en el horno. Bajamos el horno a unos 180 ºC y horneamos durante unos 10 -12 minutos.

Sacamos el bizcocho del horno y, aún caliente, lo echamos sobre un papel vegetal. Si hemos hecho algún dibujo, con mucho cuidado retiramos el papel vegetal, y podéis ver que bonitos quedan nuestros dibujos. Pero no podemos enrollarlo así, ya que sino nuestros dibujos quedarían dentro del tronco, así que (de nuevo con mucho cuidado) le damos la vuelta sobre un papel vegetal (vale el mismo que hemos quitado, pero al revés, para que no se estropeen los dibujos), y lo vamos enrollando con el papel vegetal, para que no se pegue.



Cuando lo tenemos todo enrollado, dejamos enfriar en una rejilla.

Mientras se enfría, vamos preparando el relleno. Aunque, como se hace muy rápido, podéis esperar un poco a que esté casi frío.

En el vaso de la batidora, echamos las frambuesas, el icing sugar, el mascarpone y la nata (si habéis decidido echarle), y lo trituramos todo muy bien, hasta obtener una crema muy suave y con un color rosa muy bonito.

Extendemos el bizcocho (que tiene que estar frío) y le echamos dentro la crema, con la ayuda de una espátula, vamos extendiéndola por el bizcocho y repartiéndola, para que quede bastante igualada. Pero no debéis poner mucha crema, ya que sino al enrollarla se saldrá mucho.

Cuando tengamos la crema bien repartida, le echamos por encima la almendra laminada y lo vamos enrollando con cuidado, e intentando que quede bien enrollado y cerrado. Dejando la línea de unión en la parte de abajo, para que así no se abra.







Cortamos los extremos del brazo, para que queden perfectos, los cubrimos con la crema y le vamos colocando las almendras laminadas, que se quedarán pegadas a la crema.

Para finalizar, podemos hacer unas decoraciones de fondant o dejarlo así.









Ponerlo en una bandeja bonita, y ya tenéis vuestro tronco de Navidad para poder impresionar a vuestros invitados en estas maravillosas fiestas.

Así que... ¡a disfrutarlo y feliz Navidad!

Espero que paséis unas fiestas maravillosas y que las disfrutéis mucho. ¡Y que os traigan muchos regalos!



¡Feliz Navidad a todos y todas!

Os quiero mucho.

¡Besitos dulces a todos!


"Ese instante cambió su suerte, borró el pasado y dibujó el futuro" Álvaro Ancona