miércoles, 13 de abril de 2016

Bizcocho sin gluten de jengibre, limón y té verde

¡Buenos días!

¡Ya es miércoles, mis queridos amigos! Y ya casi se acerca el fin de semana.

Por ello, aprovecho un ratito que tengo, y os traigo un delicioso bizcocho sin gluten. Muy fácil de preparar y que durará muy poco en vuestra cocina. Además, dejará un aroma increíble, que no querréis que se vaya.

Es esponjoso, tierno, con un sabor... ¡increíble! Tiene un toque a limón y ese ligero toque de té verde, que sin duda desearéis volver a hacerlo en cuanto se acabe (al menos, eso me pasa a mí).

Bueno, y ahora... ¡vamos con la receta!

BIZCOCHO SIN GLUTEN DE JENGIBRE, LIMÓN Y TÉ VERDE

(Receta adaptada del blog "Mi dulce preferido")

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 280 g de azúcar moreno/blanco
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 200 ml de leche (buttermilk)
  • 1 limón (zumo y ralladura)
  • 200 g de harina Mix Dolci de Schär
  • 100 g de harina de arroz
  • 1 cucharadita de levadura
  • 6 cucharadas de té matcha
  • 1 cucharada de té fresh colada (Tea Shop)
  • 1 cucharadita de jengibre

Preparación:

Lo primero, para que tengamos un potente sabor a té verde, tenemos que calentar bien la leche y echarle el té. Dejamos reposar como mínimo 1 hora.

Pasado este tiempo, colamos la leche (para quitarle las hojitas del té fresh colada) y preparamos el buttermilk. Para ello, echamos un chorrito del zumo de limón en la leche con sabor a té, removemos y dejamos reposar como mínimo 20 minutos.


Mientras, en un bol mezclamos las harinas, la levadura y el jengibre. Lo tamizamos todo y reservamos.



En este momento, ponemos a precalentar el horno a 180 ºC.

En otro bol, batimos los huevos con el azúcar. Añadimos el aceite y volvemos a mezclar.



Cuando lo tengamos todo bien integrado, echamos el buttermilk y mezclamos. Incorporamos después, el zumo y la ralladura de limón, y seguimos mezclando.



A continuación, añadimos la mezcla de las harinas, y vamos mezclando hasta conseguir una textura homogénea.



Cuando tengamos la masa lista, engrasamos el molde y lo rellenamos unos 3/4 de su capacidad.


Horneamos durante unos 40 minutos a 180º C.



Al finalizar el tiempo, comprobamos que el "tester" o palillo sale limpio, y lo sacamos del horno. Dejamos reposar unos 10 minutos en el molde. Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Cuando se ha enfriado, lo espolvoreáis con azúcar glas por encima y quedará estupendo.

En serio, os recomiendo que lo probéis cuanto antes, no os arrepentiréis.

Espero con mucha ilusión vuestros comentarios y saber que os a parecido.

Nos vemos pronto, mis queridos amigos. ¡Hasta el próximo post!


"Ser un hombre o una mujer de té, es ser el médico de su espíritu" John Blofeld